Los atabascanos

En un principio, el territorio de los atabascanos, un grupo nativo del interior de Alaska, abarcaba desde Brooks Range en el extremo norte del estado hasta Cook Inlet en la zona central del sur de Alaska, y cerca de Norton Sound hacia el oeste hasta la frontera con Canadá y más allá. Existen 11 lenguas diferentes entre los diversos grupos de atabascanos (ath-uh-BASS-kans), una de ellas es la lengua eyak de Prince William Sound, aunque el Centro de Patrimonio Nativo de Alaska ubica a los nativos eyak entre los grupos del sudeste de Alaska. El pueblo atabascano dependía tradicionalmente de los ríos para su subsistencia y se asentó cerca de algunos de los más importantes de Alaska, incluidos el Yukon, Tanana, Susitna, Kuskokwim y Copper.

Los atabascanos eran migratorios, seguían a los peces y a la presa de los que dependían.

Construían aldeas para el invierno y campamentos de pesca para el verano, y vivían y viajaban en grupos pequeños de entre 20 y 40 personas. En su sistema matrilineal, los ancianos del clan tomaban las decisiones importantes para el grupo y la unidad principal estaba conformada por lo general por una mujer y su hermano, junto con las familias de ambos. El hermano de la madre con frecuencia se hacía cargo de educar a los hijos de la mujer en cuanto a su historia y tradiciones.

Dado que los recursos eran estacionales, los hombres atabascanos realizaban muchos intercambios comerciales con otras comunidades. Utilizaban canoas de corteza de abedul y piel de alce, además de trineos y perros para transportar productos. Su ropa también dependía de los recursos; se usaban la piel del alce y del caribú para fabricar túnicas, mocasines y otros artículos.