Focas de puerto

Las focas de puerto también son conocidas como "focas de pelo" por algunos locales, y ellas fueron el atractivo de los primeros colonizadores blancos a Alaska en el siglo XVIII. Los rusos establecieron un sólido comercio de pieles basado en las pieles de las focas de puerto y casi las hacen desaparecer por completo, pero desde la aprobación de la Ley de Protección de Mamíferos Marinos, se ha recuperado la cantidad de estos animales y ahora se estima que existen entre 200.000 y 300.000. Las focas de puerto son mamíferos y, por lo tanto, respiran oxígeno, pero están bien adaptadas a la vida en el océano. Pueden sumergirse 600 pies por debajo de la superficie y pueden estar sin respirar hasta durante 20 minutos. La dieta de las focas de puerto pondría celosos a la mayoría de los seres humanos que viven en tierra. Pasan su vida en Alaska dándose festines con lucio, abadejo, bacalao del Pacífico, capelán, pez vela, arenque del Pacífico, salmón, pulpo y calamares.

Dónde encontrarlas:

Las focas de puerto se encuentran a lo largo de la costa desde el Pasaje Interior todo el camino hasta el golfo de Alaska y hacia afuera hasta las islas Aleutianas. Aunque tienden a permanecer en aguas saladas, pueden dirigirse hacia el interior a través de ríos costeros y los científicos creen que, en el caso del lago Iliamna, las focas de puerto viven allí durante todo el año.

Cuándo venir:

Pueden verse focas de puerto en las áreas costeras durante todo el año.