Salmón

Es difícil enumerar todas las maravillosas características del pez más omnipresente de Alaska. Los salmones son nutritivos, deliciosos, abundantes, divertidos de pescar y fáciles de encontrar casi en cualquier lugar de Alaska al que vaya. El estado de Alaska ha prohibido la piscicultura en las aguas estatales, por lo que el salmón que proviene de Alaska es 100 por ciento silvestre y se encuentra entre los alimentos más saludables que el hombre tiene a su disposición. Existen cinco especies de salmón en Alaska: real, plateado, rosado, chum y rojo. Algunas de las especies individuales, como el salmón rojo del río Copper de Alaska, ha logrado la categoría de boutique en los supermercados del país, pero todos ellos son deliciosos. Parte del motivo por el que el salmón es tan sabroso es debido al enérgico ejercicio que hacen en el proceso de desove. Los salmones nacen en arroyos y luego nadan hacia el océano y pasan su adolescencia en el mar. Cuando están preparados para reproducirse, vuelven a dirigirse al arroyo o al río donde nacieron para el desove, luego del cual, mueren. Las hembras del río Yukón, en su camino a las cabeceras extremas de los ríos en el territorio de Yukón, Canadá, viajarán más de 2000 millas de río durante un período de 60 días.

Dónde encontrarlos:

El salmón puede encontrarse en toda Alaska en ríos, arroyos y en el océano. Es un elemento esencial de la dieta de la mayoría de los residentes del estado.

Cuándo venir:

Se puede pescar salmón durante todo el año, pero están mucho más presentes en el verano. En invierno, se pueden pescar algunos ejemplares jóvenes, pero el mejor momento para la pesca del salmón es en los meses de verano, cuando literalmente pueden obstruir arroyos y ríos debido a su enorme presencia.